lunes, 16 de junio de 2008

LA DIVISIÓN DE INTERCAMBIO DEL TRABAJO Y NUEVOS PAISES INDUSTRIALES

En la economía mundial moderna, las relaciones entre las personas, las regiones y los países no son no accidentales ni pasivas, sino que son mecanismos de integración activos que intensifican y cambian la vida económica internacional. Existen tres importantes mecanismos que integran la economía mundial: el comercio, la producción y las finanzas.
De hecho Adam Smith proponía una división técnica a partir de la posibilidad de tomar como unidad a dividir los componentes elementales de los productos. Se trataba de explotar la introducción de la división al fabricar componentes con unidad física que, en principio, podía parecer difícil que fuesen ejecutados por más de un obrero.
Este sería el fundamento básico de la división del trabajo, en el sentido de división técnica del trabajo: una única unidad física (el alfiler del ejemplo) pasa a poder ser fabricado por más de un trabajador, en base a descomponer su proceso de producción en operaciones elementales funcionales.
De esta forma el trabajador será un ejecutor de funciones en vez de productor de objetos con significación propia. Por consiguiente, lo que a partir de ese momento deberá aprender, no es a fabricar piezas u objetos completos -a través de la ejecución de todas las operaciones funcionales que se precisan para ello-, sino a ejecutar funciones -que podrán ser aplicadas si interesa a la fabricación de piezas distintas-. Ello significa que se pasa de un saber-hacer a un saber-reproducir.
Los nuevos países industrializados son los países, fundamentalmente del área del Pacífico, como Corea del Sur, Taiwan o Singapur, y algunas áreas de China, especialmente Hong Kong, que han tenido un desarrollo notable en las últimas décadas, de modo que han pasado de ser países subdesarrollados en el momento en que se definió ese concepto (mediados del siglo XX) a alcanzar unas cifras de renta per-cápita y otros indicadores de desarrollo, fundamentalmente en producción industrial, educación, etc., que les hacen compararse a las áreas más desarrolladas, aun sin alcanzarlas aún.
Los países de industrialización antigua del área del Pacífico como Japón o Australia no pueden ser llamados "nuevos" más que desde una perspectiva que les compare con la industrialización de Europa del siglo XIX.
Resultaría también impropio aplicar el nombre a países con cifras de renta per-cápita similar o incluso superior a los citados pero con estructuras económicas no comparables, como los del Golfo Pérsico o Arabia Saudí. Igualmente difícil es la comparación con algunos países de América Latina, por la discontinuidad de su crecimiento (Brasil, México, Argentina, Venezuela...). Los países más pobres del área del Pacífico (Filipinas, Indonesia, y el caso de mayor envergadura que es la India) no están aún en situación de ser denominados industrializados.
También suelen definírseles como tigres asiáticos o dragones asiáticos. Es muy común identificarlos con las siglas en inglés NIC (new industrialized countries). También puede llamárseles países emergentes.

No hay comentarios: