domingo, 27 de julio de 2008

BASES CONCEPTUALES PARA UN DEBATE SOBRE ESTRATEGIA FINANCIERA

El conjunto de recursos financieros y de actuaciones tendentes a resolver la Necesidad Financiera es lo que podemos llamar Estrategia Financiera.
¿Técnica O Estrategia Financiera?
Esencialmente, las cuatro vías a debatir para subvenir las necesidades financieras son:

a) La vía de la ampliación de capital.
b) La vía del endeudamiento.
c) Las realizaciones o disminuciones de activos existentes y/o planificados.
d) El replanteamiento de los objetivos inicialmente configurados.


Las dos primeras vías son las que afectan a la estructura de pasivo. Concentrémonos en ellas en primer lugar, la comparación más inmediata de ambas vías nos revela de inmediato un claro factor diferenciador: El riesgo. La vía del crédito supone el riesgo de no atender sus vencimientos con el consiguiente desprestigio, embargo de activos, etc. Supone además el riesgo económico: Una posible baja del rendimiento del activo y/o subida de los tipos de interés puede llevar a la empresa a graves perjuicios económicos, como se ha podido ver en el capítulo de este texto dedicado a la contabilidad y análisis de los estados financieros.
Capital es SEGURIDAD, la deuda es RIESGO. Presentado así, el camino del crédito aparece como algo detestable y la opción del capital como el «Nirvana» del empresario. Nada más lejos de la realidad. Si retomamos el razonamiento del rendimiento del activo versus el tipo de interés y recordamos que cuando el ROA supera al costo de la deuda, lo más rentable es el uso de la misma. De hecho, que el ROA de una empresa supere el costo su endeudamiento no a de ser algo excepcional; fuera de las épocas de crisis, la normalización de la economía de un país supone que la mayoría de las empresas se hallan en la situación de ROA superior a tipos de interés. Luego, en condiciones de normalidad de la economía la opción más rentable es la del endeudamiento -comedido o razonable-. Luego, ahora cabe decir: RIESGO trae mayor RENTABILIDAD y la SEGURIDAD paga el costo de una menor rentabilidad.
En cuanto a la deuda sería preciso desglosarla en los capítulos siguientes:
• Deuda con vencimiento a largo plazo (obligaciones, préstamos bancos y cajas, leasing, renting, proveedores de equipo),

• Deuda con vencimiento a corto plazo: Vencimiento expreso (póliza de crédito, efecto financiero, descubierto. renovación de proveedores).
La financiación a corto plazo y de vencimiento expreso debe ser utilizada solamente para necesidades financieras de tipo transitorio.
• El replanteamiento de objetivos.
- Venta de inmovilizados funcionales.
- Reducción de activo circulante funcional.
En ocasiones, la empresa opta por una estrategia de desindustrialización subcontratando producción con talleres auxiliares independientes (maquila o disminución de los costos).
Estos cambios de objetivos pueden reportar perjuicios económicos pero también ventajas financieras al reducirse las necesidades de invertir en activo fijo o activo circulante. Acordada por la Junta Directiva, esta «mezcla» de recursos o actuaciones (con el asesoramiento del Director Financiero y el General), es preciso calcular tres parámetros:

• Nuevos gastos financieros.
• ROE previsto antes de impuestos.
• Nueva cota de endeudamiento alcanzada.


El primero de estos tres parámetros es de cálculo obvio. A los pasivos exigibles anteriores y a los «recién-venidos» por la propuesta de estrategia financiera se les aplican los tipos de interés correspondientes.
El segundo de estos tres parámetros obedece a esta formulación:

No hay comentarios: