lunes, 20 de abril de 2009

Aportaciones a nuestra experiencia.

Como venimos diciendo necesitamos una herramienta que nos ayude a potenciar el concepto de práctica educativa que hemos definido anteriormente. Nuestra clase presencial ha utilizado este recurso buscando la coherencia.
Para conseguir nuestro objetivo tenemos que potenciar la comunicación y la reflexión en situación en que se diluya la importancia del “experto-profesor”.
En este sentido la plataforma nos ha permitido:
1. Crear una carpeta en la que los temas del programa están a disposición de todo el alumnado. Esta visión global permite introducir cambios, obviar los no pertinentes, etc... Además evita la utilización de los “apuntes” con lo que de gasto de tiempo y material que esto supone.
2. Crear una carpeta de trabajo colaborativo. Este trabajo ha recogido todas y cada una de las aportaciones que los alumnos han ido desarrollando a lo largo del curso. Es importante que el alumnado lea y tenga en cuenta las opiniones del resto de los compañeros/as para desarrollar su propio trabajo.
3. Crear carpetas de “varios” en las que cada alumno/a podía colgar aquellos artículos, URL, gráficos, etc. que iban apareciendo sobre el tema. Esta dimensión en nuestra asignatura “Diseño, desarrollo e innovación en el currículum” es fundamental debido a las constantes modificaciones legislativas y debate social que se provocan. Poder estar en constante comunicación con la realidad diaria es otra posibilidad que este instrumento nos lo facilita enormemente.
4. Crear carpetas de trabajo en grupo a las que sólo los sujetos que estaban trabajando tienen acceso. Esto ha facilitado mucho el desarrollo de dichos trabajos favoreciendo la creatividad personal y grupal. Uno de los problemas del trabajo en grupo es la cantidad de tiempo que requiere su ejecución y la posibilidad de que no sea equivalente el trabajo de cado de los miembros del equipo. Estos aspectos negativos pueden ser más fácilmente superados con la utilización de la plataforma.
5. Crear carpetas “los trabajos de los compañeros” en los que cada alumno/a que lo considerara útil, colocaba su trabajo para que el resto de sus compañeros pudieran conocer y analizar lo que cada grupo o alumno estaba desarrollando. Uno de los grandes problemas del profesorado es la balcanización de su trabajo. Es pues necesario que en la formación de los futuros profesores se desarrollen experiencias de compartir los trabajos y críticas.
6. Crear carpetas de “evaluación” a la que el profesor tenía acceso y podía corregir constantemente el trabajo de cada uno de los alumnos/as. La posibilidad de escribir en otro color, el hecho de que un icono señalaba que esa carpeta había sido leída y la comunicación por correo que automáticamente genera la plataforma facilita enormemente este trabajo de lectura e información. La evaluación como proceso ha sido uno de los presupuestos que no se ha desarrollado en el sistema educativo. Este instrumento ha facilitado que el alumnado supiera en todo momento cuál era la situación de su trabajo, las deficiencias, los aciertos y los olvidos. La labor de tutoría del profesorado se llena de contenido y de tareas y hace necesario un replanteamiento del horario del profesorado. De paso se han evitado tiempos “perdidos” en viajes y visitas a los despachos del profesorado. A través de este seguimiento se refuerza el trabajo diario de reflexión. Se tiene una visión cualitativa y cuantitativa de la participación de todo el alumnado. La evaluación es la enseñanza de la autoevaluación (Salinas, 2002)
7. Estar informado diariamente de la actividad de cada una de la carpetas: aquellas que se habían leído, las que habían sido modificadas,... este recurso facilita introducir elementos cualitativos y cuantitativos de evaluación. Se ha podido hacer un seguimiento exacto de los intereses y preocupaciones del alumnado en cada momento del curso y del grado de desarrollo de cada uno de los trabajos del alumnado. Estamos en periodo de introducir programas de análisis cualitativo para hacer un seguimiento de la evolución de los distintos planteamientos teóricos, cambios en la argumentación, desarrollo de las sensibilidades… de los componentes del grupo.
8. Crear sencillas bases de datos en las que diariamente se podía expresar el desarrollo de la clase. Concretamente se han utilizado una base de datos para evaluar al resto de los compañeros/as, para autoevaluarse y para evaluar la actuación del profesor. Han sido muchos alumnos/as los que han expresado críticamente sus opiniones sobre lo ocurrido en cada una de las clases, las aportaciones de los compañeros, lo expresado por el profesor etc. Normalmente evaluar se reduce a evaluar los contenidos que el alumnado sabe reproducir, este instrumento nos permite superar esta situación. La evaluación de los compañeros, las autoevaluaciones se hacían públicas para el conocimiento y análisis del resto de los participantes. Esta experiencia resulta sumamente interesante.
9. Exponer en clase todos aquellos contenidos que se habían escrito en cada uno de los temas. Durante las clases presénciales se pueden proyectar aquellos comentarios que se consideren representativos, problemáticos o interesantes que el alumnado ha colgado en los debates, en los comentarios a los textos, en la evaluación de los compañeros… Se trata de reflexiones más elaboradas que las propias intervenciones en clase.
10. Crear foros de debates en cada uno de los temas tratados, acontecimientos ocasionales que surgían sobre el tema. Las aportaciones de estos debates permiten evaluar muy detalladamente la aportación cuantitativa y cualitativa del alumnado, evaluar cualitativamente el proceso de desarrollo de los distintos temas. Esto ha posibilitado la creación colectiva de documentos sobre acontecimientos, noticias, declaraciones, etc. que sobre el tema del currículum se han ido produciendo a lo largo del tiempo en que se ha desarrollado la asignatura.
11. Elaborar artículos de prensa colectivos sobre los temas relacionados con el programa, como fruto del análisis y reflexión de las implicaciones cotidianas que los temas tenían sobre lo explicado en clase. Se han producido documentos que eran analizados y completados por el alumnado de clase y que luego se mandaban a periódicos regionales sobre los distintos asuntos comentados en la clase y desarrollados en los foros.
12. Facilitar la comunicación, por correo, entre los componentes de la clase en períodos en los que no asisten, por ejemplo, periodos no lectivos y periodos de prácticas.
13. Facilitar la participación de otros profesionales de la educación que quieran participar desde su trabajo en los comentarios, foros de discusión… Fueron invitados todos los CPRs a colaborar y se consiguió que varios profesores en activo nos siguieran en el debate. La visión de los problemas y temas desarrollados en la clase por parte del profesorado en ejercicio es una reivindicación constante de lo teóricos de la Investigación-Acción. Este instrumento nos ayuda a conseguir este objetivo. Desde aquí vaya la invitación a todos los lectores/as de este artículo que deseen aportar su reflexión a nuestra experiencia
14. En próximos meses se introducirán nuevas iniciativas: el “Diario” de aula que será escrito por el alumnado de forma voluntaria, el debate sobre los criterios de evaluación y clasificación del alumnado implicado en la clase… y otros aspectos que los colaboradores puedan proponer y resulten interesantes para conseguir que la participación y la reflexión sea el principal componente de nuestras clases.

No hay comentarios: