sábado, 13 de octubre de 2012

El crecimiento


El crecimiento es a priori la variable de efecto más evidente en la valoración bursátil. Si crece la economía, las empresas venderán más, tendrán más beneficio y valdrán más en bolsa. Bien, pues en la práctica esa relación no es tan clara. Y es que los puros ciclos económicos hacen que los inversores recelen de una economía a todo gas. Los miedos a un recalentamiento, con tiranteces en los mercados laborales y presiones inflacionistas, hacen que se tienda a descontar la previsible subida de tipos que facilite "un aterrizaje suave" (esa entelequia con la que sueña todo banquero central que se precie.) Así pues, no es el crecimiento presente el que favorecerá a la bolsa, sino las perspectivas de crecimiento futuro coincidentes con un entorno de tipos de interés bajos.. 

No hay comentarios: