sábado, 1 de diciembre de 2012

Earnings momentum


Optimismo de las casas de bolsa: Siguiendo las recomendaciones de las distintas casas de bolsa, se establece una clasificación de todas las acciones del mercado y se les da una puntuación (desde 0, que corresponde a la acción de la empresa que menos gusta, a 100, que corresponde a la empresa favorita de los analistas de las casas de bolsa).

Valor: Se clasifica y puntúa a cada acción (desde 0 si es muy cara a 100 si es muy barata.) El grado de abaratamiento de una acción en esta medida viene dado por el número de desviaciones típicas por debajo de la media del PER de la acción durante los últimos nueve años. La puntuación de 0 corresponde a la acción cuyo PER está el mayor número de desviaciones típicas por encima de su media, y la de 100 a aquella cuyo PER está el mayor número de desviaciones típicas por debajo de su media. Además de ser más discrecional, este sistema se diferencia de los dos anteriores en que se preocupa mucho más de cómo se están moviendo los criterios de valoración, de su tendencia, que de la indicación puntual de valor a las que se pueda llegar con esos criterios. Es decir, que, por ejemplo, tan importantes son los beneficios futuros como la tendencia en los cambios de opinión de los analistas sobre esos beneficios. La razón es que el consenso actual de beneficios futuros debe estar descontado en el precio actual, mientras que la tendencia en los cambios de opinión da una idea de cuál será el consenso sobre los beneficios futuros, que será lo que el precio descontará. Si somos capaces de anticiparnos a ese ajuste de precios, lograremos las rentabilidades por encima de las de mercado que buscamos. El siguiente gráfico demuestra lo simple de un análisis basado en este modelo

No hay comentarios: