miércoles, 1 de octubre de 2014

¿Cómo diseñar materiales didácticos con tecnología multimedia?

Aunque cada vez son más numerosas las aplicaciones ¿didácticas? multimedia que se nos ofertan desde las grandes editoriales, sin embargo, a poco que las analicemos salen a la luz numerosas carencias que hacen que estos materiales no estén preparados para facilitar el acceso a todas las personas.¿Qué características deberán reunir estos materiales para que puedan ser útiles y accesibles a todas las personas?¿Cuáles son los aspectos que deben considerarse a la hora de elaborar materiales curriculares de esta naturaleza? Para iniciar la planificación y el diseño de cualquier tipo de aplicación educativa multimedia, en primer lugar, deberíamos plantearnos algunos de los siguientes interrogantes:
·         ¿Cuáles son las finalidades del material didáctico?
·         ¿Quiénes serán sus potenciales destinatarios?
·         ¿Qué contenidos se quieren desarrollar?

Una vez aclarados y meditados estos, podríamos estar en condiciones de iniciar el diseño de la aplicación, planteando organigramas, mapas conceptuales o story-board sobre las que serán sus posibles páginas (pantallas), enlaces y objetos para la interacción. Revisadas las cuestiones anteriores, se procedería a la selección, organización y estructuración de los contenidos de la aplicación. En paralelo, organizaríamos el diseño de las pantallas de navegación (imágenes, cajas de texto, gráficas, animaciones, palabras sensibles o hipervínculos...) en función de los bloques temáticos y propósitos definidos en la fase inicial de planificación. Con relación al diseño de los elementos interactivos del entorno gráfico, deberíamos tomar siempre como referencia la creación de iconos que por sí solo nos comuniquen el mensaje sin necesidad de memorizarlos. Por otra parte, deberían ser diseñados con las mismas características y tamaños, además de colocarlos, no de manera arbitraria, sino agrupados en la parte inferior de la pantalla, para facilitar su localización en todas las pantallas del material y realizar el menor número posible de movimientos con el ratón. En última instancia, sería interesante que los diseños de las páginas no tuvieran una excesiva saturación de elementos u objetos para facilitar la navegación por la aplicación. Por ejemplo, sería una buena costumbre situar los botones de navegación ("adelante" o "atrás") de todas las páginas, en el mismo lugar, para que el usuario se familiarice con ellos y no pierda tiempo en buscarlos. Por otra parte, cuando los diferentes elementos del material sean compartidos por varias páginas también deberían ubicarse en el fondo de la pantalla para optimizar los recursos del sistema. Nuestra intención al realizar esta serie de recomendaciones y sugerencias no es otra que ayudar a comprender cómo se vienen organizando y diseñando los materiales multimedia y, con ello, tratar de animar y quitar aquellos miedos que puedan impedirnos dar el paso que nos conduzca hacia la continua mejora y desarrollo profesional; aún siendo conscientes de que hay mucho terreno por investigar y que cada profesional de la educación, podrá ampliarlos en función a sus posibilidades e intenciones. 

No hay comentarios: