miércoles, 20 de agosto de 2008

LLAVE EN MANO: LA FÓRMULA MÁS COMPLETA PARA EMPRENDER

Las personas que deciden desarrollarse profesionalmente mediante el trabajo por cuenta propia se encuentran con distintas dificultades. Además de la habitual necesidad de fuentes de financiación, también tiene su dificultad el hecho de tener que diseñar y moldear desde el principio una idea de negocio.
Dentro de la detección y estudio de actividades para la creación de nuevas empresas, hay ideas de negocio concretas susceptibles de ser puestas en marcha en una zona específica o por personas que tengan un perfil formativo o experiencia determinadas.
Y, por otra parte, también existe en el mercado la oportunidad de comprar empresas ya creadas previamente y de rentabilidad demostrada. Se trata de los llamados negocios "llave en mano", compañías que se han tenido que vender por causa de motivos personales, porque sus titulares han decidido cambiar de actividad o porque no tenían el capital necesario para proporcionar la estabilidad definitiva o el lanzamiento de estas empresas en nuevos mercados.
Establecimientos hosteleros y turísticos, cibercafés, comercios, talleres, compañías de transporte, empresas de servicios informáticos y/o electrónicos, etc. son los negocios "llave en mano" más usuales. La ventaja de esta modalidad es que las y los emprendedores parten de un negocio ya iniciado al que, con una reestructuración o pequeña inyección de capital, se pueden bajar los costes y del que se pueden obtener mayores ingresos.
Aunque existen algunos casos en los que las empresas que se comercializan han dejado de funcionar, muchos de los negocios "llave en mano" están en plena actividad, disfrutan de una situación no deficitaria, incluso obteniendo rendimientos, y tienen una clientela estable.
Asimismo, estas compañías están equipadas y algunas disponen de marcas comercializadas. Tan sólo en ciertas ocasiones sus locales necesitan reformas.
Otra de las comodidades de los negocios "llave en mano" es que permiten hacerse cargo de una empresa sin tener de partida profundos conocimientos sobre el negocio.
Sin embargo, el inconveniente de comprar un negocio ya creado es que ya se parte de unas características determinadas. Y, aunque se pueden modificar y desarrollar, hará falta un tiempo para adaptar estas características a los objetivos o horizontes empresariales de la persona o personas emprendedoras.
Antes de adquirir un negocio "llave en mano", es interesante estudiar si el producto comercializado o el servicio que se presta es valioso. Asimismo, analizar el tipo de clientela que tiene el negocio y si se puede ampliar a otros nichos de mercado es esencial para evaluar su rentabilidad. Para finalizar, conviene ver si existen efectivamente posibilidades reales de evolucionar el negocio y aumentar los beneficios.

No hay comentarios: