lunes, 2 de febrero de 2015

EVALUACIÓN PRELIMINAR

En base a los criterios de auditoría para la evaluación de las actividades claves de la administración, los sistemas y controles aplicados, el auditor debe proceder a recopilar evidencias para hacer una evaluación preliminar.
La información requerida se relaciona con la existencia y el rendimiento de los controles claves. El auditor debe preocuparse principalmente por los controles para garantizar que:
·         Las normas, políticas y prácticas prescritas están siendo cumplidas;
·         Las necesidades de los usuarios se están satisfaciendo;
·         Las operaciones se realizan en forma económica y eficiente;
·         El rendimiento se revisa en forma periódica; y
·         La elaboración de informes es adecuada, exacta, completa y oportuna.
En esta etapa, la información recopilada no debe ser de naturaleza exhaustiva, porque la recopilación en sí de pruebas de auditoria suficiente par llegar a conclusiones y recomendaciones, constituye parte de la fase de ejecución de la auditoría.
La evaluación preliminar de la información recopilada trata tanto con los puntos fuertes como con los puntos débiles. Por ejemplo, dicha evaluación preliminar deberá cubrir:
·         Los controles que se juzguen bien diseñados y que parezcan funcionar adecuadamente;
·         Aquellos controles que no están diseñados adecuadamente ni parecen funcionar en forma apropiada; y
·         Aquellos controles que serian aconsejables pero que no existen.
La evaluación preliminar realizada por el auditor constituye las bases para:

·         Determinar qué asuntos parecen de vital importancia y cuya naturaleza indica que debe informarse sobre ellos; y Determinar la naturaleza, el alcance y la exactitud de procedimientos de auditoría posteriores para reafirmar las hipótesis determinadas para cada asunto que se considere de vital importancia 

No hay comentarios: