miércoles, 9 de enero de 2013

Estimación de los Flujos de Caja de un proyecto.


En el pronóstico de los flujos de efectivo se van a presentar un gran número de dificultades, no obstante a continuación se presentan principios, los cuales de ser observados minimizarán los errores de los pronósticos:
  1. Se debe saber diferenciar entre flujo de caja y beneficio. Como explicamos anteriormente, las decisiones de inversión deben basarse en flujos de caja, que son diferencias entre cobros y pagos, y no en los beneficios, que son diferencias entre ingresos y gastos.
En la mayor parte de los nuevos proyectos se suele estimar que los ingresos de cada período coincidirán con los cobros de ese período, y que todos los gastos del período, salvo las amortizaciones (depreciaciones), coincidirán también con los pagos de ese período.
El beneficio del proyecto se calcula de la misma forma que el beneficio económico de la empresa, teniendo en cuenta que no se deben deducir los gastos de intereses, pues éstos dependen de la composición del pasivo y lo que se analiza ahora es un activo; un proyecto de inversión, por tanto, el interés esta en los flujos netos de efectivo, los cuales se definen como:
Flujo neto de efectivo = utilidad neta + depreciación
                           = rendimiento sobre el capital invertido + rendimiento de una parte del capital invertido.
  1. La segunda regla es no olvidar la deducción de los pagos e impuestos. El flujo de caja de un período es la diferencia entre todos los cobros generados para el proyecto y todos los pagos requeridos para él en ese período. Si en un período en concreto el proyecto genera beneficios, habrá de pagarse al Fisco el resultado de aplicar a esos beneficios la tasa de gravamen (impositiva) que dicte la ley, y este pago deberá computarse para calcular el flujo de caja de ese período. El flujos de caja después de impuestos como :
Flujo de caja = Ingresos - Gastos - Impuestos.
Operativo
Después de impuestos
Se puede expresar los impuestos como:
Impuestos = Tc (Ingresos - Gastos - Depreciación)
Donde Tc es la tasa de impuesto. Los términos entre paréntesis en la ecuación representan el beneficio gravable.
Sustituyendo la ecuación podemos expresar los flujos de caja como:
Flujo de caja operativo = ingresos (1-Tc) - gastos (1-Tc) + Tc. Depreciación después de impuestos
  1. Ha de tenerse mucho cuidado para determinar los momentos en los que se generan los flujos de caja, pues el dinero tiene distinto valor en los diferentes momentos del tiempo.
  2. Al analizar un proyecto de inversión los únicos cobros y pagos que se deben tener en cuenta son los que se deriven directamente del proyecto, y éstos son las variaciones que provoca en los flujos de caja totales de la empresa que se producen como resultado directo de la decisión de aceptación del proyecto.
  3. Deben tenerse en cuenta los costos de oportunidad (el flujo de efectivo rechazado por el hecho de usar un activo). El importe del costo de oportunidad a tener en cuenta es el valor actual del activo, independientemente si la empresa pagó más o menos cuando lo adquirió.
  4. Otra dificultad para determinar los flujos de caja incrementales proviene de los efectos colaterales del proyecto propuesto en otras partes de la empresa. El efecto colateral más importante es el desgaste. El desgaste es el flujo de caja que se transfiere de los clientes y ventas de otros productos de la empresa a un proyecto nuevo. Cualquier factor externo (los efectos de un proyecto sobre otras partes de la empresa) también deberá reflejarse dentro del análisis.
  5. Costos de instalación y embarque. Cuando una empresa adquiere activos fijos, con frecuencia debe incurrir en costos considerables para embarcar e instalar el equipo. Estos cargos se deben añadir al precio de factura del equipo cuando se está determinando el costo del proyecto. Además la totalidad del costo del equipo, incluyendo los costos del embarque y la instalación, se usa como base depreciable cuando se calculan los cargos por depreciación.
Una vez presentados estos principios queremos referirnos a la composición y forma de presentación de los flujos de efectivo de cualquier proyecto.
Los flujos de efectivo de cualquier proyecto comprenden:
  1. La salida de efectivo inicial (incluyendo el capital de trabajo comprometido),
  2. Las entradas o salidas netas (ganancia o pérdidas netas más intereses, así como los gastos que no se hacen en efectivo, como es la depreciación),
  3. El momento en que ocurren los flujos netos subsecuentes,
  4. El valor del desecho del proyecto, después de los pagos de impuestos (incluyendo la liberación del capital de trabajo),
  5. La fecha de terminación. 

No hay comentarios: