jueves, 25 de septiembre de 2014

Los multimedia en los procesos de enseñanza - II

Concede una gran flexibilidad al estudiante, dotándole de un mayor control individual sobre el material de estudio, permitiéndole en algunos casos navegar a través de él al ritmo elegido y, en otros, guiado por el propio sistema de acuerdo al nivel de conocimientos que vaya adquiriendo (aprendizaje guiado).
Constituye un sistema de comunicación más efectivo que los medios convencionales basados exclusivamente en texto, audio o sonido, sin una integración precisa y coherente de los mismos.
Ofrece la posibilidad de incorporar mecanismos de evaluación y comprobación que permitan al estudiante autoexaminarse y ver el grado de conocimientos adquiridos, pudiendo realimentar al sistema con esta información para que guíe al alumno de la forma más adecuada a su capacidad de aprendizaje.
No obstante, el principal problema con el que nos encontramos hoy día es que la mayor parte de las aplicaciones multimedia ofertadas por empresas no están adaptadas a situaciones y contextos educativos concretos. Hecho éste que parece evidente dado que una empresa difunde sus productos para el mayor número de destinatarios posible y no puede entrar en particularismos ni en demasiadas concreciones. Con el ritmo tan acelerado de los nuevos avances tecnológicos al que inexorablemente nos estamos acostumbrando y que las predicciones apuntan que seguirá en aumento en el presente milenio, entendemos que todavía nos queda mucho camino por recorrer para el diseño, planificación, desarrollo, elaboración y evaluación de materiales educativos multimedia adecuados que puedan cubrir las diferentes necesidades educativas, en general, y las específicas, en particular. Entre otras, algunas de las razones que pueden argumentarse son las que siguen:
·         ¿Cómo integrar adecuadamente las nuevas tecnologías para la mejora del desarrollo curricular?
·         ¿Cómo cambiar las actitudes de una "gran minoría" del profesorado que considera a estos artefactos electrónicos como un peligro, una pesadilla...?
·         ¿Cómo podemos educar, reflexionar y criticar en la escuela con estos recursos multimedia (predominantemente iconográficos), si estamos acostumbrados en la vida escolar a manejar otro tipo lenguaje?
·         ¿Cuál podrá ser la selección de contenidos más adecuada para conseguir un interfaz intuitivo, natural y motivador?
·         ¿Cómo utilizar estas herramientas para potenciar el trabajo colaborativo?
·         ¿Cómo pueden los profesores elaborar material didáctico con tecnología multimedia sin apenas recursos, formación, infraestructura y estando casi obligados a depender de las editoriales habituales?
·         ¿Cómo puede la Administración suministrar y actualizar los recursos informáticos existentes en los centros, así como ofrecer una formación permanente y actualizada de los mismos?

A pesar de todo ello, resulta evidente que los materiales multimedia pueden brindarnos interesantes beneficios en el mundo de la enseñaza, respecto a otros modelos educativos tradicionales, ya que podemos utilizar una metodología flexible, tanto en tiempo como en espacio, que se adapte al ritmo individual de aprendizaje, presentar los objetivos, contenidos y actividades a través de diferentes canales simultáneamente, potenciar la autonomía del estudiante para aprender a aprender; compartir y transmitir sus actividades y experiencias al poder establecer hipervínculos conectados a cualquier red de tipo local o de área extendida (por ejemplo, Internet), incorporar sistemas de evaluación procesual para ayudar al alumno en su progreso de aprendizaje, estimular sus habilidades investigadoras...; en definitiva, que facilitan el desarrollo de estrategias de enseñanza más próximas al modelo de aprendizaje natural de los seres humanos (Insa y Morata, 1998). Los sistemas multimedia actuales no sólo unen medios sino, también, sus cualidades expresivas, con lo que el resultado final es un nuevo medio. Este concepto de multimedia puede introducir un cambio en la concepción de los materiales didácticos. Además de números y datos (concepción inicial y tradicional de las nuevas tecnologías) ahora también se incorporan gráficos, modelos tridimensionales, simulaciones, imágenes de vídeo y sonido, con lo que se han convertido realmente en nuevos medios de expresión y comunicación y, por tanto, en herramientas complementarias para el desarrollo de los procesos de enseñanza. 

No hay comentarios: