jueves, 6 de diciembre de 2012

Análisis sectorial (III)


Llegados a este punto, ya sabemos de qué pie cojea cada banco analizado, y qué banco favorecemos a priori, según qué factores de los que encontramos en el ciclo actual afectan a cada banco y cómo y cuánto les afectan. Por supuesto, por mucho que nos guste la situación estructural de un banco, no podemos emitir recomendación alguna sin tener una idea del valor objetivo de la acción. Para ello, utilizaremos algunos de los ratios que hemos visto (PER, rentabilidad por dividendo, precio sobre valor contable, etc.) y alguna simplificación de los modelos de descuento estudiados. Una de estas simplificaciones parte de la base de que, si previésemos una rentabilidad igual a la rentabilidad exigida según nuestro modelo de descuento de flujos (r + p, rentabilidad libre de riesgo más prima de riesgo), pagaríamos un valor equivalente al valor contable, es decir, que

si ROE = r + p , Precio sobre valor contable = 1

y, siendo el precio sobre valor contable proporcional a la rentabilidad exigida,

si ROE = ( r + p )*n , Precio sobre valor contable = n

Por ejemplo, si la acción de Bescobank vale 20 euros, su valor contable es de 15 euros, tiene un ROE del 20%, y la rentabilidad que exigimos a una inversión en este banco es 10% (5% de rentabilidad de las letras del tesoro más una prima de riesgo de otro 5%), el ROE es 2 veces la rentabilidad exigida, luego su precio sobre valor contable debiera ser de 2. Como el precio sobre valor contable es ahora de 1.33 (20/15), el potencial de revalorización de Bescobank es de un 50%.

No hay comentarios: